Blogia
NACIÓN CHARRÚA

ESPIRITUALIDAD CHARRÚA

ESPIRITUALIDAD CHARRÚA

Construcciones Pétreas

Túmulos

El patrimonio arqueológico del Uruguay es muchísimo más rico de lo que la mayoría de la gente cree y sabe. Hay una gran dispersión de registros megalíticos en nuestro país desde hace por los menos doscientos años, pero se ha tenido históricamente un manejo prejuicioso de los mismos, con un tinte claramente racista de negación de sus orígenes, persistente aún hoy, y camuflado con abstraccionismos tecno-científicos que se niegan a reconocer una posible espiritualidad de nuestros pueblos originarios, que hasta lógico parece reconocerse si lo vemos en comparación con otros pueblos de nuestra América, de nuestra Aby Ayala.

La piedra no sólo estuvo en manos de los primates y hombres primitivos, desde hace diez millones de años nos cuentan la historia de la tierra, hace siglos que los geólogos vienen estudiando las piedras para leer el pasado.

Sostiene el estudioso Edgar Morín, que el uso de la piedra en sepulturas y como asiento de pinturas, pautaron el largo proceso de hominización cristalizando la actual condición de sapiens, en un proceso de más de 50 mil años. Este investigador es el propulsor de una reforma paradigmática de transformación del pensamiento fragmentador dominante para asumir un pensamiento de la complejidad. Sostiene que la antropología debe ser una ciencia multidimensional, sin perder de vista la percepción de la naturaleza como una telaraña dinámica y cambiante, no como una pirámide mecánica y jerárquica, fija de antes y para siempre, incorporar la noción de tiempo y de un diálogo con la naturaleza sin quedarnos solamente con el rígido dato de lo material aislado.


En el Valle del Hilo de la Vida, en el departamento de Lavalleja, no lejos de una decena de cerros, se encontraron 150 túmulos de piedra, de forma de cono de hasta tres metros de altura. Constituyen enigmas que han sido objeto de diversas especulaciones y se han descripto algunas veces. Se han localizado además construcciones similares en otros puntos del país, en los departamento de Rocha, Artigas, Salto y Tacuarembó. Se los ha relacionado con prácticas espirituales de charrúas, guenoas y otras culturas, desde por los menos el año 1753, cuando el presbítero Miguel Marimón hizo un mapa con anotaciones respecto a los cerros en nuestro territorio, confirmando los espectaculares redescubrimientos de hoy.

En cuatro valles minuanos se localizan más de cien construcciones (registro del año 1997), tienen en común, el tipo de materia prima (piedra laja o chatas), el patrón de armado, la coronación con piedras circulares, los cuatro lugares donde se los ubica están abiertos hacia el poniente y próximos a recursos hídricos. Se asemejan a la decena y media localizados en otros cerros en el depto. de Salto, la similitud en el eje SE-NW, sus volúmenes y modelos arquitectónicos y la forma de articular las piedras, además la ubicación en valles asociados a vertientes. Están coronados por una piedra disco circular, dos de ellos con piedras que sobresalen 30 o más cm. en distintos niveles y prácticamente hacia todas direcciones y que permiten ascender o desplazarse circularmente por sus superficies (forma de escalera circular). La cantidad, disposición, orientación y combinación de estas piedras salientes son una de las tantas indagaciones pendientes que podrían establecer relaciones con el movimiento solar durante el día o el año, o de cualquiera de los demás astros.La parte superior, plana, como de un cono trunco, está formada por piezas en disposición radial, coronadas al centro con un disco esférico plano que se ve sobre la mayoría de las construcciones (también en las de Salto). En los de cima trunca de 1 metro de diámetro, aproximadamente, algunas de las piedras fueron talladas para poder darle esa forma circular.

Respecto a la piedra circular de la cima, los compañeros del grupo Ahijuna, subieron hasta la cima de uno de los conos pétreos, el de mayor altura, de 2,70 m. donde pudieron fotografiar la estructura circular de la cima y al levantar la piedra central se encontraron con una sorpresa, había allí muchas piedras pequeñas y entre ellas partículas de cuarzo. Investigaciones posteriores con los investigadores Femenías y Baeza, aportaron datos respecto a cuarzos encontrados en sepulturas como parte de un ajuar funerario, indudablemente de valor puramente ritual.

El zoólogo Carlos Prigioni durante tres años estudió los líquenes que cubren las piedras con otros expertos. Las colonias que crecen circularmente, se notan como manchas blancas, sobre todo las de las piedras superiores datan de muchos años, haciéndose difícil según la opinión del experto determinar la antigüedad, proceso que llevaría unos 20 años de estudio, para lo cual sigue trabajando. (continuará)

GRUPO INDÍGENA “Guyunusa” TACUAREMBO Integrante de CO.NA.CHA

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

ANDRES ALONSO -

MUY BUENO EL DOCUMENTO!!! ME GUSTARIA SABER DONDE PODRE VISITAR ALGUNO DE LOS TUMULOS EN LAVALLEJA O SI HAY ALGUNO EN VILLA SERRANA ?MUCHAS GRACIAS
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

kars karssen -

Hola!, estoy estudiando el tema para hacer algo al respecto. Me gustarìa ponerme en contacto con los investigadores Morìn, Femenías, Baeza y Prigioni mencionados aquì. GRACIAS universo por ponerme en contacto! Mi email al respecto: nnnuniv@gmail.com

el colaborador -

esta muy buena la preservacion de este materila tan rico en historia
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres